¿Cuáles son las coberturas para el seguro del hogar?


[Total:0    Promedio:0/5]

Coberturas para el seguro del hogar

El seguro para la vivienda suele brindar bastante tranquilidad y estabilidad, hasta el momento en que tu hogar tenga algún daño que no está precisamente cubierto por la póliza de seguro de tu hogar.
En líneas generales, hablar de seguros es hablar de un tema complicado. No obstante, muchas personas saben más sobre las complejidades de sus pólizas de salud, vida o automóvil que sobre el seguro para el hogar.
Esto puede deberse a que es un seguro en el cual muy pocas veces se presenta algún reclamo específicamente, por lo que se presta poca atención.

¿Qué cubre el seguro de vivienda?

Es casi imposible decir cuáles son todas las coberturas de un seguro de vivienda, pues cada compañía de seguros tiene diferentes condicionados y políticas. Sin embargo, existen patrones que se repiten, independientemente de la aseguradora.
Siendo más específicos, una póliza de seguro para propietarios solo cubre los peligros que se enumeran o mencionan específicamente en la póliza. Siendo así, si algún evento no está especificado en el contrato, es imposible que presentes un reclamo por ello.
Sin embargo, entre los riesgos cubiertos más comunes encontramos: incendio  (daño de fuego y humo), daños producidos por eventos naturales como el clima, viento o granizo, daño por agua de fuentes internas, robo de propiedad personal, vandalismo   y en menor medida otras con más coberturas tenemos daño causado por nieve o hielo en el techo, daños causados por disturbios civiles, explosiones y daños causados por vehículos de motor o aeronaves.

La mayoría de estas pólizas de seguros incluyen un remanente para anexos objetos, que es esa parte de la propiedad personal que no precisamente está adherida como parte de la casa. De hecho, siempre el robo de bienes personales está estipulado como un evento cubierto.

De igual forma, algunas pólizas incluyen una disposición en la cual se comprometen a pagar ciertos gastos de vida temporales si el hogar se ha dañado hasta el punto en que no se puede vivir en él temporalmente.

En este caso, la empresa de seguros reembolsará algunos gastos de manutención durante un tiempo mientras la casa es reparada.
Por último, las pólizas de seguro de hogar también incluyen un apartado de cobertura de responsabilidad civil en caso de que tú, algún miembro de tu familia o algún tercero se lesionen en tu propiedad.

¿Qué no está cubierto por la póliza de hogar?

Pese a que hemos mencionado muchas cosas que sí están cubiertas, existen algunos desastres comunes que no estarán cubiertos, a menos que la compañía de seguros las incluya, pero no es lo común.

En ese caso, la cobertura contra inundaciones y terremotos son los ejemplos más comunes de ello. Si vives en un área donde sea ha determinad que es propensa a terremotos o inundaciones, lo más probable es que debas hacer un contrato aparte que cubra cada uno de estos riesgos.

Lo más aconsejable, en todo caso, es agregar una cobertura de inundación o terremoto a una póliza de seguro de propietario regular.

Otras amenazas que no están cubiertas por la póliza de hogar títica son los deslizamientos de tierra o daños debido a guerras o accidentes nucleares.

Otra exclusión muy importante es el daño que es el resultado de la negligencia del propietario. Por ejemplo, si tu techo no ha sido reemplazado en 40 años y es destruido por una tormenta violenta, la compañía de seguros podría rechazar su reclamo basándose en el hecho de que la destrucción del techo fue principalmente el resultado de negligencia, en lugar de la tormenta.

Desafortunadamente, probablemente no sea posible cubrir su casa por cada calamidad potencial que pueda afectarla. Y si pudiera, la política sería prohibitivamente costosa.

Related Post