¿A partir de cuándo me cubre el seguro?


[Total:0    Promedio:0/5]

Cuando se contrata un seguro indiferentemente de cual tipo se, muchos cometen el error de firmado la póliza sin analizar con detenimiento. Lo que interesa es estar cubiertos para una determinada contingencia y olvidarse del papeleo, sin embargo una vez que transcurre el tiempo llegan varias cuestiones, ¿desde cuándo cubre el seguro? y ¿hasta cuándo?

En toda póliza de seguros se recogen tanto la fecha de inicio de la cobertura,   como la de vencimiento de la misma, es decir, incluye el día y la hora en la que empiezan y terminan los efectos del contrato de seguros.

De ahí que se recomienda fijarse muy bien acerca de la hora que se pone en la póliza, puesto que puede darse el caso de que pese a que el siniestro se produzca el día del vencimiento, se estará cubierto si transcurre con anterioridad a la hora fijada.

¿Cuánto puede durar un contrato de seguros?

La modalidad seleccionada es lo que determinará la duración del contrato de seguros, ya sea temporal o con plazo superior al año se estará supeditado a lo que se ponga en la póliza. Cabe tomar en cuenta que por ley, la duración de la misma no puede superar los 10 años, no obstante, una vez transcurrido este plazo es posible efectuar prórrogas del contrato.

Dicha prórroga se llevara a cabo de forma automática, esto implica que no hace falta enviarles a las aseguradoras un escrito para que se prorrogue el contrato. Asimismo será de un año, pudiéndose renovar en los siguientes plazos por el mismo tiempo.

¿Existe una duración mínima de los contratos de seguros?

La verdad no existe norma legal alguna que establezca cuál tiene que ser la duración mínima de un contrato de seguros, sin embargo, aunque en la práctica esta suele ser de un año, las aseguradoras ofrecen cada vez más contratos con periodos inferiores a fin de adaptarse a la nueva realidad del mercado actual.

Este es el caso de los seguros temporales, en los cuales se brinda cobertura para un periodo determinado, incluso hasta un día. Esta clase de seguros es perfecta para practicar actividades estacionales específicas como la utilización de motos de agua en verano, si no se utilizan el resto del año, o en el caso de requerir un seguro para una actividad en concreto.

Requisitos y costos

La contratación de este tipo de seguros temporales amerita cumplir ciertas exigencias de las aseguradoras. Si se trata de vehículos a motor suele exigir que el asegurado sea mayor de 21 años o disponer de más de un año con su carnet de conducir.

En cuanto a costos, el precio de estas pólizas es bastante superior con respecto a aquellas en la que la duración sobrepasa al año. Asimismo, se debe tener en cuenta que son muy limitadas las coberturas ofrecidas por estos seguros. Pese a que generalmente, cubren la responsabilidad civil obligatoria, rara vez incluyen mayores garantías pues tienden a ser utilizados en situaciones puntuales.

Related Post