Compra un seguro de vida estando joven


[Total:0    Promedio:0/5]

¿Comprar un seguro de vida estando joven ahorra dinero?

Un seguro de vida, más que un seguro por sí mismo puede verse como una herramienta financiera para las personas. Su fin fundamental es que la compañía pueda indemnizar al beneficiario de la póliza de seguros en el caso de que el titular fallezca.
Con muy pocas excepciones, cuanto más joven estés, menos dinero cuesta.
Comprar un seguro de vida estando joven podría ahorrarte miles de euros o dólares. Pese a que son muchos los factores que determinan las primas de un seguro de vida, la edad es uno de los más críticos. También es un buen argumento para comprar un seguro de vida lo más temprano posible.
Descubre por qué puede ser una opción increíble e inteligente comprar un seguro de vida entre los 20 y los 30 años, aún si no lo necesitas.

¿Por qué comprar un seguro de vida estando joven ahorra dinero?

Mientras más joven, más barato

Cuando una compañía de seguros de vida evalúa a un solicitante para el contrato, se centran en el riesgo de que el solicitante presente un reclamo en algún momento futuro.

Cuando se trata del seguro de vida, el riesgo final para la compañía es el fallecimiento del solicitante o titular de la póliza.

La muerte de solicitante o titular de la póliza de vida requiere que la compañía pague un beneficio por el fallecimiento.
Sin embargo, este no es el único riesgo para la compañía de seguros de vida.
Otro riesgo es el tiempo durante el cual la política probablemente permanecerá vigente.
Las personas tienen libertad para cancelar los contratos de seguro de vida en cualquier momento.
Siendo así, cuanto más tiempo se tenga con una póliza, más dinero ganará la compañía de seguros.

De hecho, los ingresos de una compañía de seguros de vida se fundamentan en las primas recaudadas, a lo que se le resta las indemnizaciones pagadas. Es por ello que el trabajo más importante de una compañía de seguros de vida es minimizar la probabilidad de un pago anticipado.
En resumen, a las compañías de seguros de vida les conviene que sus clientes vivan el mayor tiempo posible. Increíble, ¿no?

Pólizas de vida a término

Por su parte, las pólizas de vida a término están diseñadas para períodos de tiempo limitados. Siendo así, la preferencia obvia de la compañía es que el titular de la póliza de seguros no muera antes que expire ese plazo.
En dicho caso, no se paga ningún beneficio por fallecimiento, y las primas recaudadas representan un beneficio para la empresa.
Es allí donde entra la edad como factor importante. Mientras más joven eres, es menos probable que la empresa deba pagar un reclamo. Como resultado, las primas del seguro de vida resultan ser más baratas al momento de la solicitud.

Mientras más joven, más saludable

Si hay algún factor importante además de la edad para determinar el riesgo en un seguro de vida, es la salud. Si vamos a las estadísticas, cuando una persona está excelente en cuanto a la salud, es más difícil que este tenga una muerte prematura.
Por lo general, mientras más joven se es, existen menos riesgos de sufrir enfermedades. Esto las compañías de seguros lo toman en cuenta para determinar el costo de la prima, haciendo que sea una buena opción adquirir la póliza desde temprana edad.

Conclusión

Aunque no exista una necesidad aparente, en algún momento podrías tenerla. El problema es que, una vez que la tengas, la póliza tendrá un costo mucho más alto.
En ese sentido, si tienes entre 20 y 30 años, adquirir una póliza de vida puede ser ideal para ti. Además, es una excelente forma de comenzar a utilizar herramientas financieras para hacer de tus finanzas personales un pilar sólido en tu vida.

Related Post